DelCastilloArt

Yuniel Delgado Castillo
Visual Artists


By: Yenny Hernández Valdés


Yuniel Delgado Castillo (Havana, 1984), a young creator who has found in plastic arts the ideal means to transmit his concerns referring contemporary society. He has achieved his goal from the beginning assuming the posture of a subject/artist who experiments, digests, and projects certain problematical issues of social existence.

Yuniel Delgado has made a career for himself with unerring steps since he graduated from San Alejandro´s Fine Arts National School, his studies there on painting, illustration, sculpture and design have been fundamental for his artistic trajectory. Thus giving him a wide perspective for the analysis of contemporary socio-cultural phenomena, a conceptual resource, frequently palpable in his works.

From his early explorations up to this moment, he has characterized himself for reflecting a commitment toward certain social, political, cultural and conceptual concerns… It is significant pointing out that the worth of his commitment goes, besides, to the dialogic provocation and the exchange which can be generated from visual arts.

This artist probes, as a social archeologist, in sensitive zones of present subject, trying to offer a different perspective, a scape from that reality, scarce of hope and opportunities. In each and every one of his productions persist that will to rescue the positive path of the subject and his act.

The fact of exercising painting, sculpture or design in the making of his proposals result in an analogy with that multi-disciplinarily befitting contemporary art, a reflex which finds its counterpart in the heterogeneous of the most recent visual arts. This way, a wise pairing is manifest between the discursive and aesthetic line which follows the emergent practices flooding the artistic panorama.

With no need to use bright tones, nor elaborate or gratuitous strokes, distancing himself from every conceptual superficiality, Yuniel Delgado provides his creations with a dimension other of survival, a cyclic environment between what is real and what is fictional. He gives them the possibility to orbit in a zone other, but real at the same time, where social problems constitute fluctuating nucleus within his pieces. The attachment to worries of the contemporary subject and a possible scape breach become constant hues in all of his production.

Diversity is also perceptible considering the materials and formats that work better for the artist depending on the particularities that each piece demands. He uses the effect of visibly texturing his works, with the objective of provoking certain sensations and unleashing possible readings. He likes working with big formats on the other hand, seeking to stimulate and impact in the human eye.

He has consecrated himself to a task, expressionist in style with prominent strokes and ochre colors; he uses also irony, humor, suggestion, intelligent metaphor, constituting patterns which define this artist´s modus operandi.

More than a mere creative exercise or redundancy on humanity´s social/moral weathering, Yuniel Delgado reflects and projects on the behavior and development of the contemporary subject, always with a prier´s tinge, generally opting for big scale pieces. The grandiloquence of his canvases, the diversity of materials and textures, and the discursive skill of subject matters have been fervid patterns of an artistic work really in consonance with present times.

 

 

Interview, Miami Herald newspaper
Cuban artist Yuniel Delgado Castillo perseveres, chases his dream in South Florida

Read more here:
http://www.miamiherald.com/news/local/community/miami-dade/article38857953.html



WHEN PAINTING IS ... INTERVIEW YUNIEL Delgado Castillo


By: Yenny Hernández Valdés



Yuniel Delgado Castillo (La Habana, 1984) es un joven artista que ha sabido expresarse a través de la plástica para transmitir sus preocupaciones respecto a la sociedad contemporánea. Desde sus inicios en el universo artístico, primero como estudiante de la escuela de artes y después como profesional, ha asumido una postura crítica sobre determinadas problemáticas del devenir social. En todas y cada una de sus producciones persiste esa voluntad de rescatar la senda positiva del sujeto y su accionar.

 

Han sido los grandes formatos de sus lienzos, la diversidad de materiales y texturas y la destreza discursiva de las temáticas, férvidos patrones de un quehacer artístico muy en consonancia con los tiempos que corren. Considero que este es un artista cuya producción debemos seguir de cerca. No hay nada gratuito en sus obras, nada que sobre o falte. Son piezas a la justa medida de un cuestionador que se levanta desde el arte con el fin de un mejoramiento social y cultural para el sujeto.

 

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el universo artístico?

 

Me motivé por el arte desde muy pequeño. No solo dibujaba como todos los niños a esa edad, sino que armaba juguetes nuevos, como especie de pequeñas instalaciones y con ellos iba urdiendo mi propio mundo. Poco a poco me fui motivando cada vez más por la creación artística, y quería ir conociendo sobre algunas técnicas, los embalajes, los materiales, para conformar lo que tenía en mi cabeza. Después de eso incursioné en la Academia San Alejandro. Me gradué en 2011, y allí se fortaleció todo lo que sentía desde pequeño; esa sensibilidad por el arte se incrementó y aún sigue aumentando cada día.

 

La pintura es una de las manifestaciones más recurrentes en tu carrera ¿Por qué te has motivado a expresarte a través de ella principalmente?

 

El hecho de que me enfoque más en la manifestación pictórica es un objetivo que me he planteado desde un principio. Primero es una especialidad que respeto mucho y que me encanta, es muy libre y amplia artísticamente. Por otra parte, veo cierta “decadencia” —llamémosla así— de esta manifestación a escala mundial debido a que las videocreaciones, las instalaciones, los performances, entre otros, han desplazado bastante la importancia del dibujo y del esfuerzo que lleva realizar una gran pintura; y junto con ello el costo de los materiales. Todo esto se ha convertido en un gran reto para mí, como suerte de defensor de la práctica de pintar propiamente. Además de que es a través de la pintura principalmente que puedo expresarme con libertad gesticular y discursiva.

 

¿Por qué te has interesado en el contexto y la sociedad contemporánea para reflejar tus inquietudes y cuestionamientos?

 

Creo que hay muchas formas de definir una obra de arte y para mí esta palabra se define en comunicación, interpretación de lo cotidiano, de lo real. Un artista tiene el deber de comunicar mediante sus habilidades lo que ve en las calles y hacerlo llegar a todos. Desde que amanece comienzan a suceder numerosas situaciones, eventos, disturbios. Trato de observarlo todo y de llevarlo a mis trabajos. Son problemáticas que me tocan profundamente, que me sensibilizan y requieren de mí un modo de expresión artística: hay mucho por hacer para un artista que se cuestiona día a día su contexto y su desarrollo.

 

Coméntame sobre la inclinación por el gran formato, y por qué escogiste el corte expresionista para articular tus discursos.

 

Cuando empecé a pintar ya tenía el deseo desde el primer momento de hacerlo en grandes formatos que fuesen totalmente aplastantes. Este fue otro de los retos que tenía por delante desde que comencé en el mundo del arte, ya que es más difícil de moverlas en el mercado, los costos de materiales, trasportación y muchos otros factores, pero a la vez me fascina hacer algo que sea difícil de lograr y lo que no todos quieren o pueden hacer.

 

El expresionismo para mí llegó solo, nunca escogí hacer este estilo, simplemente él me eligió. He incursionado en otros pero para mí el expresionismo va más allá de un modo de crear o concebir mis piezas, es algo más que se conecta con lo real, lo fuerte, lo enérgico. Y la interpretación y lo espiritual de nuestro entorno es muy difícil de concretar y expresar en las obras, por eso este estilo pictórico resulta el comodín exacto para mi producción y  mi discurso.

 

Cuando vas a realizar tus piezas, ¿cuentas con un equipo asesor que te ayude con los grandes formatos, o son producciones que llevas a cabo tú solo en el estudio?

 

Esta es una de las partes que más disfruto cuando estoy en mi estudio, y es poder hacer yo mismo todo el proceso de montaje y creación: desde el bastidor, montar la tela, prepararla y pintar. Siempre he concebido esto como un acto de marcar mi trabajo, de dejar una huella en mis piezas.

 

¿Qué influencias de otros artistas o corrientes artísticas crees que han marcado tu trayectoria creativa?

 

Primero que todo, como había comentado antes, la principal influencia en mi manera de crear ha sido mi experiencia vital, tanto la personal como la profesional. Súmesele a todo ello le huella que han dejado en mí, durante mis años de estudiante, la obra de Antonia Eiriz, Francisco de Goya, Anselm Kiefer, Francis Bacon, Yan Peing Ming y muchísimos más. Estudiar y buscar nuevos artistas siempre es de vital importancia porque hay mucho que ver en el mundo del arte. Sé que existen actualmente muchos jóvenes artistas chinos, japoneses y de otros países que están defendiendo la pintura como medio de expresión. Eso es algo que me emociona mucho porque es como un dialogo a través de la pintura desde diferentes nacionalidades.

 

¿Pudieras comentarme algo acerca de los intercambios culturales y de las experiencias cada vez que invitas a otros jóvenes artistas a participar en tus proyectos?

 

Mi proyecto trata un poco sobre la independencia de los artistas, la libertad para crear y exponer sus obras apoyados por curadores de arte. Hoy en día hay mucho talento que se desconoce parcial o totalmente porque no tienen los medios para llegar a los espacios y demostrar su valor. Por eso, mediante este proyecto cultural que lleva por nombre La Pared, un artista puede conocer a otro y otros lugares, y de esta manera ganar una experiencia única. Así se va generando una retroalimentación de poéticas, discursos, técnicas, que amplían el espectro artístico sin necesidad de limitaciones geográficas, raciales o de edades. Es un proyecto para compartir y fortalecernos todos al unísono.  


http://esquife.jimdo.com/cuando-de-pintura-se-trata-entrevista-a-yuniel-delgado-castillo/